• 1-800-123-789
  • info@webriti.com

Descripción general

Descripción general

Parque Zapatoca. año 2008

Parque Zapatoca. año 2008

A finales del siglo XVII, Zapatoca extendía sus dominios por toda la inmensa región de Santander; en ese entonces limitaba por el OCCIDENTE, con el río Suárez (Saravita, según los Guanes), desde la desembocadura de la quebrada Lubitoca, hasta el Chicamocha; por el NORTE, aguas abajo hasta llegar al Magdalena; por el OCCIDENTE, estaban sus tierras enmarcadas por el curso del río, Y por el SUR, era línea limítrofe la mencionada quebrada Lubitoca, siguiendo la misma dirección hasta llegar al Magdalena.

Todas las tierras que limitaban con Zapatoca, eran parcialmente vírgenes y habían sentido solamente la pisada de los feroces Yariguies, los Opones y los Carares; por estos lados habitaban los Guanes, familia muy distinguida –según las crónicas de los conquistadores, ya que vestían de manera muy diferente a las demás etnias; además, según los mismos historiadores, su idiosincrasia, con el resto de la población indígena que encontraron los españoles, extrañamente era diferente, -unos blancos, otros con cabellos monos, ojos con ojos claros, aspecto bonachón, muy distinto de sus vecinos, los temidos Yariguies.

Zapatoca es un municipio del departamento de Santander enclavado en medio de las montañas de la serranía de los Yariguíes, a 65 kms de Bucaramanga la capital del departamento.

Fue fundada en el año de 1743 por el presbítero Francisco Ardila Benavidez. Durante la época colonial gozo de gran prosperidad debido a la actividad artesanal ya que fue el primer punto de penetración hacia el valle del Magdalena.

Aquí se instaló el inmigrante alemán Geo von Lengerke, quien comandó, a mediados del siglo XIX, un grupo de alemanes que se establecieron en tierras santandereanas, trayendo consigo gran cantidad de innovaciones técnicas y científicas que infiuyeron notablemente en el desarrollo de la región.

Don José Serrano y Solano fue uno de los fundadores de Zapatoca, el era propietario de las extensas tierras al norte de Zapatoca, a una parte de las cuales dio nombre de Santa Rosa (nombre que aún conserva), por haber hecho celebrar en su casa una misa se cree que fue la primera que se haya celebrado en jurisdicción de Zapatoca el 30 de Agosto de 1740. Su esposa, doña Lucía Gómez Farelo, también española, vivió 115 años y tuvieron 10 hijos.

Orlando Enrique Jimenez Murillo